¡En directo! Emisión en directo de la Noche de la Encamisá. Torrejoncillo - 2018. Emisión de TTV y el recorrido.

chepeML

D. José Pedro Martín Lorenzo

 

María madre, Sr. Presidente de Paladines y junta directiva, Sr. Alcalde, Reverendos Sacerdotes, Sra. Mayordoma y familia, Sra. Oferente, compañera de ilusiones este año, a la que deseo para mañana la mejor de sus ofrendas en forma de palabras, familiares, amigos, señoras y señores.

Estar aquí esta noche, es uno de los mayores honores que podré tener a lo largo de mi vida. Ese honor va ligado a una grandísima responsabilidad, por lo que a ustedes no les será difícil imaginar los temores y dudas que han despertado en mí desde el momento en que la junta directiva me comunicó la decisión a la que habían llegado.

Primero qué decir, después si sabría plasmar sobre el papel aquellas ideas que día tras día y noche tras noche rondaban por mi cabeza, y culminado este propósito, si sabría transmitirlas de un modo adecuado.

En definitiva, creo, que nada nuevo que no hayan sentido aquellos que durante tantos años han ocupado este lugar.

En este tiempo de intervención les voy a invitar a que me acompañen a realizar el recorrido que todos los torrejoncillanos, presentes o ausentes, realizamos cada siete de diciembre a partir de las diez de la noche. Yo les voy a contar el mío, mi recorrido, mi Encamisá, parándome en esas casas con las puertas abiertas de par en par, que ofrecen vino y coquillo al que hasta ellas se acerca, disfrutando del calor en esas lumbres estratégicamente situadas y artesanalmente elaboradas que simbolizan un tiempo de tregua y descanso en nuestro camino. Les invito a que recorran sus calles, unas calles que esa noche toman especial relevancia porque por ellas pasea la causante de tal alboroto, su estandarte, nuestra Inmaculada, nuestra virgen, nuestra pura.

Pero a la vez les voy a sugerir que ustedes, en su mente, vayan haciendo el suyo, su recorrido, su Encamisá, porque cada uno esa noche ocupa un puesto, realiza una tarea, importantes todas por igual y la suma de ellas nos da el resultado que a la postre se vislumbra y del que tan orgullosos nos sentimos.

Limpiezas, coquillos, cañas, vino, caballos, sábanas, faroles, sallas, pañuelos, flores, escopetas, cartuchos, leña, jachas; es una lista de palabras que en cualquier torrejoncillano tienen una ubicación muy concreta en el tiempo. Y es que un mes antes de la fecha mágica, todos estos nombres comienzan a sonar con más fuerza. Es nuestro tiempo de adviento particular, un tiempo de preparación minuciosa para que, hasta el último detalle esté listo esa noche y a esa hora.

Es el tiempo en el que Torrejoncillo comienza a transformarse, aunque acertaría mejor diciendo el corazón torrejoncillano. Pues son muchos los que físicamente no se encuentran en nuestra localidad, pero sienten ese mismo cosquilleo que nos anuncia la proximidad de unas fechas importantes.

Raro es aquel que no le echa un vistazo al calendario a principios de año para ver cómo cae el puente de la Inmaculada, por curiosidad en un principio y con más razón si tiene previsto pedir unos días en el trabajo. Y es que venir o estar en La Encamisá es prácticamente indispensable para nosotros, por muchos motivos, el reencuentro anual con familiares y amigos, el olor y el color del pueblo esos días, el estado de ánimo de sus gentes, en definitiva, el ambiente que se respira que lo impregna todo, de una manera tal, que hasta el que no es de aquí lo nota.

Creo firmemente que una palabra define todo lo anterior, ILUSIÓN, la ilusión que tiene todo un pueblo, año tras año, por enarbolar a su Virgen, por pasearla con orgullo por sus calles, por vitorearla, por lanzarle salvas, por decirle una y otra vez que permanezca siempre entre nosotros.

Toda esta emoción acumulada, toda esta ilusión contenida se desborda en un solo instante, en ese en el que coinciden el sonido de las campanadas que marcan las diez de la noche de cada siete de diciembre, con la apertura de la pantalla de la iglesia parroquial, con el tercer repique que campanas que anuncia la inminente salida del estandarte, con el ensordecedor sonido de los salvas de escopetas y con las voces de miles de gargantas que aclaman a su patrona.

En ese instante quien les habla, normalmente está en el atrio, ese es mi sitio, ese es el lugar donde me gusta y quiero estar en ese momento, donde espero inquieto a que dé la hora, donde comento con el resto de amigos, conocidos y  paisanos lo largo que transcurren esos últimos minutos entre pues concebida y pues concebida. Prácticamente todos los años las mismas conversaciones, los mismos gestos, la misma gente. Podría decirse que La Encamisá es una máquina engranada, y nosotros, cada pieza que tenemos un sitio asignado para que la misma funcione, de manera que el que va a caballo ocupa su lugar, el que espera con su escopeta realiza su misión y el que simplemente se emociona contemplando cómo el estandarte aparece detrás de una nube de pólvora y se abre paso entre una multitud de manos que lo aclaman, también está cumpliendo con su cometido.

Para mi es sin duda uno de los momentos más bonitos y bellos del año, que sin haber llegado sabes que no te decepcionará y que una vez que pasa estás deseando que trascurra el tiempo para que vuelva de nuevo.

Si emocionante es la salida, sólo unos cuantos privilegiados pueden saber lo que se experimenta al recibir el estandarte que pasearán, mostrarán y ofrecerán al pueblo esa noche, José y Leo, supongo que será la imagen que todas las noches pasa por vuestras mentes cuando cerráis los ojos. La llegada del estandarte a las manos de José. Desde aquí os deseo la mejor de las suertes, estando seguro de antemano que el éxito en vuestra mayordomía es un hecho simplemente por la ilusión y las ganas con las que este año habéis y estáis llevándola a cabo.

Y mientras unos despiden a la virgen desde de las gradas y el atrio, como si de un corrimiento de tierras se tratase, la marea humana empieza a  desplazarse Barrio Nuevo abajo. Despacio, muy despacio, asimilando esos tres o cuatro minutos tan intensos y a la vez esperados todo el año.

La calle Barrio Nuevo representa en La Encamisá la calma y el sosiego después de unos momentos de calor intenso, algo parecido podría decirse que plantea en mi vida el deporte o la cultura deportiva. Muchos de ustedes conocen mi pasión y la defensa a ultranza de los valores que persigue. Así me lo hicieron llegar a mi y de la misma manera intento transmitírselo a los niños. El deporte representa una alternativa saludable a otras muchas prácticas y quehaceres diarios en nuestros pequeños y jóvenes. Gracias a Dios, en Torrejoncillo, el deporte tiene una salud muy fuerte y raro es el niño o joven que a la semana no dedica algo de su tiempo libre a estos menesteres.

El objetivo que se busca no es encontrar grandes campeones, sino transmitir a los niños unos valores que van intrínsecos en esta cultura. La integración dentro de un grupo, la interacción entre ellos, la recompensa personal, que no material, después de un esfuerzo realizado, en definitiva, aspectos que por desgracia cada vez pasan más desapercibidos en nuestra sociedad. Pero además la probabilidad nos dice que dice si normalmente 80 o 100 niños practican cualquier actividad, en este caso deportiva,  alguno de ellos suele salir bueno y cada dos o tres años uno muy bueno. Y después de muchos años de trabajo, el deporte ha sido un vehículo para promocionar Torrejoncillo a nivel nacional, incluso a nivel internacional. Nuestros deportistas, con el nombre de su pueblo a las espaldas se recorren cada fin de semana la geografía extremeña, incluso sobrepasan sus límites siendo reconocidos y respetados allá donde van. Como amante del deporte y como torrejoncillano es algo que me enorgullece y creo que es un sentimiento muy extendido entre nuestros paisanos.

También desde la práctica deportiva se contribuye a promocionar La Encamisá como nexo de unión inseparable al lugar en el que se celebra. En este sentido el segundo cross más antiguo de Extremadura lleva el nombre de nuestra fiesta por excelencia. Los equipos de fútbol sala, baloncesto y voleibol, cada fin de semana pasean el nombre de la batalla más conocida en Torrejoncillo, la de Pavía, íntimamente ligada a la procesión del siete de diciembre por sus connotaciones históricas. Estos son algunos de los muchos ejemplos que podría poner y que simplemente son un reflejo de lo que la Encamisá representa en la sociedad torrejoncillana.

Y después de hacer esta primera parada en el recorrido, en esta casa imaginaria del deporte torrejoncillano donde tan a gusto me encuentro, compartiendo con ustedes este primer trago de vino, continuamos Barrio Nuevo abajo y afrontamos Saturnino Serrano disfrutando del calor de esas primeras lumbres y aprovechando para saludar a amigos y compañeros que durante estos días se vuelven a reunir con nosotros.

Será en la calle Don Lorenzo Díaz donde haga la segunda parada, concretamente en la sede de la Asociación de Paladines de La Encamisá, lugar que me ha acogido durante los últimos cuatro años como miembro de la junta directiva y en la cual hemos pasado, junto al resto de miembros, momentos serios y de responsabilidad, porque la Asociación y su cometido así lo requieren, pero en su inmensa mayoría, agradables, divertidos y de gran complicidad.

Hoy, desde aquí arriba me gustaría dedicarle unas líneas a los Paladines, manera usual de referirnos a una asociación que por méritos propios se ha hecho un hueco en la última etapa de nuestra historia, años de trabajo con un único propósito, el de servir a María, dándole el mayor realce y brillantez a una fiesta que tiene como insignia la fe de un pueblo en su madre y patrona.

En la década de los sesenta, la larga lista de personas con intención de cumplir promesa a la virgen en forma de mayordomía va decreciendo de manera que por primera vez se presenta un año, el de 1966, en el cual La Encamisá no tiene mayordomo, fueron las hijas de María, e igualmente en 1968, las que cumplieron este cometido.

Ante el temor de volverse a repetir en 1973 una situación semejante a las dos anteriores, un grupo de torrejoncillanos, preocupados por el devenir de la fiesta, comienzan a movilizarse con la intención de crear una agrupación que se hiciese cargo de la mayordomía en los años de ausencia.

Y así en enero de tan insigne año se repartieron unas octavillas que rezaban:

¡TORREJONCILLANOS!  ¡¡No dejemos que nuestra Encamisá decaiga!! 

Por iniciativa de un grupo de entusiastas de la Encamisá, y con el beneplácito de los Sres. Alcalde y Cura Párroco, nos proponemos formar una asociación denominada PALADINES DE LA ENCAMISÁ, que tendrá como objeto perpetuar, enaltecer, divulgar, conservar y perfeccionar la fiesta. 

La iniciativa tuvo una muy buena acogida entre la sociedad torrejoncillana de aquellos años y el día 22 de septiembre de 1973 se celebró en el salón de sesiones del ayuntamiento la primera junta general de la asociación donde se aprobó el reglamento que la regiría y se eligió a la primera junta directiva.

Desde entonces y hasta ahora han trascurrido 36 años, introduciendo en la fiesta elementos hoy imprescindibles como el pregón, la ofrenda o la celebración de la pura chica dedicada a los niños, el sorteo del portaestandarte, aportaciones materiales menores como la compra de monturas, atalajes, mantas, faroles o de mayor dimensión como coronas para la virgen, reformas de su retablo y peana, unas andas nuevas o la construcción de una sede y su posterior equipamiento, publicación de un libro, celebraciones puntuales como la consagración o la coronación el año pasado, modificaciones estatutarias, organización de la fiesta con la ausencia de un elemento fundamental, la iglesia parroquial, una encomiable labor diplomática con reuniones a diferentes escalas y sobre todo trabajo, mucho trabajo, por ella han pasado la nada despreciable cantidad de 100 directivos, 11 de los cuales fueron los encargados de ocupar el puesto de mayor responsabilidad, el de presidente y al son de sus batutas sonaron los acordes de una asociación que ha cumplido con creces aquello para lo que fue creada.

Para terminar esta visita, me gustaría ofrecer todo mi apoyo a los miembros de la presente junta directiva, sois la antorcha que va iluminando el camino que debe seguir nuestra fiesta y sé de buena tinta que el bien de ella es vuestro único objetivo.

Dejamos la sede y este pequeño paseo a través de su corta, pero intensa historia, hemos tomado fuerzas para terminar de subir el pajar de la brujas, girar en la fuente y tomar Pizarro donde nos espera una nueva parada junto al calor de la lumbre. De todas las que hay en el recorrido, esta es la que más simbolismo guarda para mí. Cada año, desde muy pequeño, sobre las ocho de la tarde procuraba no despegarme de mi abuelo. Coincidiendo, aproximadamente con la salida de la novena, se disponía a encender la leña procedente de Balbellio o La Hinojosa que él completaba con tablas y chamuscos para que esta prendiera con más fuerza. Por entonces, yo no concebía que se pudiese celebrar una Encamisá sin la lumbre frente a la ‘Posá’, con el tiempo nos damos cuenta que lo que engrandece esta fiesta es la contribución de cada uno de nosotros, que la hace aún más nuestra. 

Por eso esta parada quiero dedicarla a expresar mi agradecimiento, como torrejoncillano, como paisano,  a todos los que estáis ahí y a los que ya se fueron, por contribuir cada uno con ese detalle, el que no se ve y sin el cual, La Encamisá sería diferente.

Gracias a los que tenéis esa noche las puertas abiertas de par en par y así se muestra a todo el que nos visita la hospitalidad de este pueblo, al que durante todo el año cuida cada uno de los pormenores para que esa noche sus bestias vistan las mejores galas, a los que elaboran esos dulces y pisan esa uva que luego ofrecemos en nuestros convites. A ese cuidado tan exquisito que se le da a la ropa usada estos días, bien sean sallas, pañuelos, capas o sábanas, a los tienen a punto sus escopetas y cartuchos para que esa noche los salvas se escuchen con más fuerza, sé que me quedo atrás muchos detalles imperceptibles, pero gracias a todos los que un día se dejaron y hoy se dejan el corazón para que todo un pueblo disfrute con las horas más bellas del año.

Y de la misma manera que el tiempo no se detiene, así nosotros debemos continuar esta procesión a caballo entre la metáfora y el recuerdo. Nos despedimos de la lumbre, de mi lumbre, para adentrarnos en la parte más bonita del recorrido, las calles que mejor definen nuestro pueblo, calles tortuosas, angostas, estrechas, retorcidas, calles en cuesta, calles que no dejan pasar el tiempo, el progreso, calles que cuando te encuentras en ellas, no es difícil imaginar cómo era este pueblo años atrás.

Un pueblo que sería imposible definirlo sin su fiesta y una fiesta que perdería el sentido sin su pueblo.

Un pueblo que adoro, simplemente porque es el mío, porque en él crecí feliz y en él resido, porque en él conocí a mis amigos, los de verdad, los que duran toda la vida, con los que por sus calles y campos jugué, un pueblo en el que aprendí a desenvolverme en la vida y que influyó  y de qué manera en ser lo que hoy soy.

Pero déjenme que les lea estas líneas:

No hay paz como la de mi pueblo, paz campesina, recién inventada. Ni gentes como las de mi pueblo, sencillas, inteligentes, de burla fácil, de fácil sonrisa. Mi pueblo es de los pocos que aún huele a pan recién hecho.

Ha sido el paso de los años lo que me ha ido haciendo querer a mi pueblo de esta manera, enamorarme de él hasta el punto de jurarle amor eterno, o al menos, hasta que la muerte nos separe.

Este texto es un extracto del escrito, Mi pueblo en los Zapatos, de una paisana nuestra, Mª José Vergel Vega, y define como nadie, el amor que muchos de nosotros le tenemos a esta tierra que nos vio nacer y crecer.

Un pueblo, por otra parte, con una historia, un presente y un futuro por delante. Soy de la opinión que a un pueblo lo hacen sus gentes y al igual que decía Machado, 

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.

 somos hoy, cada uno de nosotros los que tenemos la responsabilidad de hacer el camino, aportando aquello que mejor sabemos o podemos hacer, contribuyendo en mayor o menor medida, por insignificante que nos pueda parecer, todos tenemos fichas que poner en este puzle. 

Sigo con el estandarte a mi espalda, ahora va rozando prácticamente las ventanas y a las personas que por ellas se asoman para lanzarle esos vivas tan profundos y sentidos, a duras penas pasa el mayordomo y sus dos acompañantes a la par, son la calle Hospital, la calle Ballesteros y la calle Redonda. Continuamos bajando ligeramente por la calle Sol. Nos está esperando el número siete, parada obligatoria en el camino, mi casa, la casa de mis padres.

Solamente un año he faltado a La Encamisá, la disyuntiva entre cumplir un sueño en lo que ha sido una de mis pasiones toda la vida, el atletismo y quedarme en el pueblo a pasar las fiestas la resolví inclinándome por la primera de las opciones. La Encamisá de 1995 la pasé en Alicante, y mientras aquí daban las diez de la noche, yo me encontraba sentado recibiendo una conferencia. Les puedo asegurar que esa noche escuché cada uno de los vivas, cada una de las campanadas y cada uno de los tiros que aquí sonaron.

Sobre las once y cuarto marqué el teléfono de mi casa y cuando comenzaron a sonar los tonos de llamada no soporté la espera y colgué. No me veía con fuerzas de hablar con mi familia esa noche pasando el estandarte por mi puerta, la lejanía, la ausencia en un momento como ese, me mostró la emoción que deben sentir tantos y tantos torrejoncillanos que se encuentran lejos de los suyos la noche de La Encamisá.

A mi padre y a mi madre se lo debo todo, me han dirigido pero me han dejado hacer, me han educado pero me han dejado elegir, se han impuesto y a la vez me han sabido respetar. Son el faro por el que me guío cada día y muchos de los valores que me enseñaron son los que intento trasmitir en mi casa y en mi trabajo.

En ese número siete de la calle sol crecí junto a mis dos hermanos, con el grande jugué, reñí, lloré y reí. Al pequeño cuidé, mimé, reprendí. Con ellos compartí y comparto, preocupaciones y alegrías y son un bastón fundamental donde apoyarme a lo largo de la senda que nos ha tocado vivir.

Más tarde llegó ella, mi mujer, mi sombra, mi sustento, la que está ahí cuando el terreno se pone cuesta arriba y por encima de todo, con la que comparto el tesoro más preciado de mi vida.

Después de esta parada, sigue la procesión avanzando y dejo a mi padre en la puerta preparado para acoger a los caballos que tienen en este punto una parada obligada y a mi madre en la ventana, recibiendo a la Pura con la pasión que solo ella, como torrejoncillana, sabe imprimirle a este encuentro anual, ese cara a cara que tienen ellas dos y del que se desprende un amor tan sincero que no fue difícil que se impregnara en mí con solo contemplarlo.

Desembocamos en la terminación de Telares Altos y rápidamente descendemos la calle Coria, el tiempo apremia y el ritmo en esta parte del recorrido es más alto, Carrera Alta y antes su travesía, nos disponemos si me permiten a realizar la última parada en la cruz de la carrera antes de llegar a la plaza. Este cruce de caminos es el punto más cercano de nuestro recorrido a los centros de enseñanza formales de nuestro pueblo y un vínculo muy especial me une a ellos por razones laborales y sentimentales.

Al colegio me une un recuerdo entrañable, mis primeros amigos, los juegos en el patio, los compañeros de clase, los partidos en la pistas y con el paso de tiempo, mis maestros, a los que les estaré eternamente agradecido por todo lo que allí aprendí y que fueron los cimientos que soportaron la carga venidera. Batalla de Pavía, qué raro este nombre en este pueblo, verdad.

Al instituto me une una relación laboral desde hace tres años y con ella un sinfín de connotaciones afectivas. Cada día me pongo delante de unos cuantos adolescentes en plena efervescencia de su pubertad y disfruto como un niño. Me enfado, les riño, a veces les castigo pero sobre todo me dan alegrías, porque tengo la plena convicción que de todos podemos sacar algo bueno.

Lo que buscamos tanto en el colegio como en el instituto es formar a niños y jóvenes que dentro de unos años serán personas adultas. No todos van a ser arquitectos o ingenieros pero sí todos pueden ser personas responsables, trabajadoras, respetuosas y pacíficas, en definitiva deben haber adquirido unos valores que nos permitan a todos una convivencia cordial, y este papel de educadores debe ser codo a codo, día a día,  junto a los padres.

El eje vertebrador de la educación de cualquier niño o joven somos los padres y como estoy seguro que la mayoría de ustedes darían la vida si fuese necesario por ellos me van  a permitir que les pida y la hago extensible a mi persona, que tan sólo le dediquen un poco de su tiempo, todo el que le dediquemos será poco.

Para mi mujer y para mí, en estos momentos, nuestro hijo es la mayor fuente de alegría y se nos cae la baba con cada acción, gesto o palabra que sale de su boca. Nuestra mayor aspiración es darle una educación correcta y provechosa, muy en la línea de la que  nos dieron a nosotros, convencerle que conseguir lo que pretendemos cuesta trabajo, pero una vez conseguido da aun más satisfacciones. Que la vida no es de color de rosa, que unas veces acertaremos y otras veces nos equivocaremos, que habrá momentos mejores y otros peores, y en estos últimos es donde hay que echar la mano. Que en este mundo somos unos privilegiados, que hay millones de niños como él que no tienen su misma suerte simplemente por haber nacido en otro lugar. Y por supuesto le mostraremos cuales son sus raíces, su pueblo, sus costumbres, su historia y como no su fiesta, con la que sus padres se sienten tan identificados y tanto les gustaría que él siguiera sus mismos pasos.

Mario Lourtau López en su poema Pies Descalzos lo dibuja con palabras: 

Descalzo hacia los cerros de la vida
ya la luz te contempla.
¡Yo te miro y me pareces tan reciente,
tan pleno de ilusión y manso ante las cosas
que hasta el cielo ante tus pies se empequeñece! 

…………………………. 

Por eso ahora te traigo este regalo,
esta bola de luz para tus pies desnudos.
Acéptalo, cálzate despacio, ve sin prisas,
Abrocha tus sandalias como el que anuda vientos,
y camina, camina, avanza sin temores,
no te rindas si tropiezas con las piedras.
Sé valiente, avanza, mantén el paso firme,
siempre con el paso firme.

 

El final se acerca, enfilamos Ramón y Cajal y Antonio Sarmiento, con los caballos apretando, cogiendo posiciones, pues el momento de la despedida se avecina inminente. Francisco Corcho, Toril y Amargura, intríngulis de calles que encauzan nuestra procesión hasta la plaza donde todo un pueblo espera a su Oliva Verde, a su Paloma Blanca al Iris que anuncia Paz a las Almas.

Entre fogonazos y humo aparece su estandarte, entre vivas y brazos extendidos hace su presencia en el centro del pueblo, que para nosotros es el centro del mundo.

Es a ella a la que he querido dejar para este momento, a ella me gustaría dedicarles las últimas palabras.

Gracias Madre, por haberme hecho pasar momentos tan emotivos como la salida del estandarte de los últimos años, con la puerta de la iglesia cerrada por las obras y ese diálogo de vivas tan sincero de uno a otro lado de la misma instantes antes de las 10 de la noche. Gracias por haberme dejado estar presente en el momento en el que te coronaron y ser testigo y partícipe de la explosión de fe que te ofreció tu pueblo en ese instante ya histórico. Eso no se finge, eso se siente o no se siente.

Gracias por dejar que me acerque a ti cuando crecen las adversidades, por ser un apoyo y confiar en que nos echarás una mano. Eso no se finge, eso se siente o no se siente.

Gracias por acompañarme en los momentos claves de la vida por los que todos pasamos y nos toca vivir, ahí está tu foto, en algún apartado de la cartera o en el bolsillo del pantalón o de la chaqueta. Eso no se finge, eso se siente o no se siente.

Porque va guardado, porque nadie nos va a pedir cuentas de ello, porque se lleva dentro o no se lleva. Y yo, al igual que muchos de ustedes, lo siento, lo siento con todas mis fuerzas, lo digo alto y claro, y este sentimiento debe ser respetado, como nosotros debemos respetar otras formas de pensar.

Ya te marchas madre, a duras penas te separas de quien esa noche ha permitido que pasees por las calles de tu pueblo, debe ser como la despedida a un hijo que emprende un largo viaje, te queda el último paseo, los metros que separan las gradas del atrio del fondo del templo. Te desplazas como si flotaras sobre un mar embravecido donde los brazos son las olas que golpean con fuerza y te despides de tus hijos desde la puerta de tu casa, pero no entras sola, el pueblo te sigue, el pueblo te espera, te esperará siempre. Y allí desde esa posición privilegiada, desde el altar mayor nos contemplas y escuchas esas voces que repiten sin descanso,

¡VIVA MARÍA SANTÍSIMA!

¡VIVA MARÍA INMACULADA!

¡VIVA LA PATRONA DE ESPAÑA!