¡En directo! Emisión en directo de la Noche de la Encamisá. Torrejoncillo - 2018. Emisión de TTV y el recorrido.

Srta. Inmaculada Muñoz Moreno

 

INMACULADA MUÑOZ MORENO. 1

 

Madrecita querida:

En este día tan especial, y bonito para tu pueblo, estoy muy agradecida, por poder estar antes ti dirigiéndote estas humildes palabras, y ser yo la elegida para representar a todos los torrejoncillanos y en especial a los niños y niñas en esta ofrenda de flores.

Aunque soy pequeña, se que regalar flores es una manera que tenemos las personas para decirle a alguien que la queremos mucho. Por eso, hoy vengo contenta, a darte gracias de corazón por todo lo que como madre, nos concedes…

Gracias por protegernos y amarnos cada día.                                                              

Gracias, porque con tu luz, iluminas nuestras vidas.

Tú, que eres Reina del amor, gracias por atender nuestras suplicas diarias, ¡que son muchas!, sobre todo en estos tiempos difíciles donde hay tantas personas que lo están pasándolo mal.

También tengo que agradecerte, que en este precioso día donde con flores te ofrecemos nuestras penas y alegrías, yo pueda hacerlo acompañada de mi familia. ¿Sabes? Madrecita… Ellos me han acercado a Ti, y gracias a su testimonio, puedo quererte y amarte más.

¡Virgencita!, son muchas las cosas que tengo y de las que otros niños no pueden disfrutar: tengo una comida caliente todos los días, puedo ir a la escuela, no paso frío, disfruto de un techo cálido… pero sobre todo, tengo la suerte que supone conocerte, madre Inmaculada.

Se que con tu ternura criaste con cariño y mimo a Jesús.

Imagino el momento en el que con la humildad alegre y despreocupada de una niña, diste el si mas importante de la historia humana. Dios se fijo en ti y te escogió para que fueras la madre de Jesús, nuestro Salvador.

Es por eso que hoy quiero darte también las gracias, por ese “Si” que diste y por hacer, que en estos días especiales todas las gargantas de nuestro pueblo se unan para ensalzar la grandeza de tu dulzura.

Hoy, venimos a regalarte estas flores, porque sabemos que eres el camino mas corto que nos lleva a Cristo.

¡Te queremos virgen María! Y esperamos que sientas este cálido abrazo que con flores desde aquí hasta el cielo te mandamos.

Este año, tuve la oportunidad de recibir mi Primera Comunión con otros niños de Torrejoncillo y estoy segura que estuviste a nuestro lado cuando ante tu Hijo nos mostramos.

Ayúdanos a intimarlo y tenerlo presente en nuestras vidas.

Tampoco puedo olvidarme de los que por unas u otras circunstancias, no podrán venir acompañarnos estos días, seguro que en estos momentos, Tú te encuentras en sus corazones.

En esta mañana, además quiero pedirte, por aquellos que partieron y que estoy segura ahora nos ven desde el cielo.

Por los enfermos y los que sufren, para que tú, Virgencita, reavives en ellos la esperanza y los asistas con tu amor de madre, ése, que hacia que tu casita de Nazaret oliera a cielo.

Pedirte por mi familia, para que las protejas y pueda acompañarte cada año en estos días.

También te suplico por las necesidades de cada torrejoncillano. Tiende tus manos sobre los que pasan hambre: ¡Qué ningún niño se quede sin pan y pueda ir a la escuela como yo!.

 

¡Reina de la paz!... que se apaguen los odios, desaparezcan las guerras, y todos los hombres se quieran como hermanos.

Acuérdate en estos días de esa gran catástrofe de Filipinas e intercede por esas familias que lo han perdido todo.

 

Al entregarte estos ramos de flores, flores que salen de nuestro corazón, te ofrecemos:

- La flor del trabajo de cada día.

- La flor de compartir con nuestros amigos y compañeros.

- La flor de hacer caso a nuestros maestros y catequistas.

- La flor de obedecer a nuestros padres y abuelos.

- La flor de no enfadarnos con nadie.

- La flor de no decir mentiras y portarnos bien.

Son florecillas de nuestro jardín, que debes cuidar para que no se marchiten.

 

¡Ojala sepamos quererte como te quería Jesús!

¡Ojala sepamos imitarte en decirle SI a Dios!.

¡Ojala elijamos en todo momento lo que es bueno y provechoso, como hiciste tu!. Por que... ante tu trono, me pregunto:

¿Dejarás que la afición nos preocupe o altere?

¿Tenemos a la enfermedad o al dolor?

Si estas aquí. Si eres nuestra madre…

Si estamos bajo tu sombra y tu protección…

Si eres la fuente de la vida…

Si nos cubren los pliegues de tu manto…

Si estamos entre tus brazos…

¿Qué otra cosa necesitamos?

¡Solo a TI Madrecita!

           

¡VIVA MARIA INMACULADA!

¡VIVA LA REINA DE LOS ANGELES!

¡VIVA LA PATRONA DE ESPAÑA!

¡VIVA LA MADRE DE DIOS!