¡En directo! Emisión en directo de la Noche de la Encamisá. Torrejoncillo - 2018. Emisión de TTV y el recorrido.

Dña. Martina Rodríguez Hernández

 

2005 Dª MARTINA RODRIGUEZ HERNANDEZ

¡Querida Virgen Inmaculada!

¡Qué inmensa felicidad siento en este día!

Qué dichosa estoy, al poder ofrecerte junto a estas flores, a las más tiernas y bonitas, que Dios ha tenido a bien concederme: Mis hijas; no llevadas en mi vientre, pero sí en el corazón, que hoy está henchido de gozo y placer por ver culminado el deseo que con tanta fe, su padre y yo te pedíamos en nuestras plegarias.

¡Hermosa Reina del Cielo!

¿Cómo expresar, todo lo que en estos instantes, se agolpa en mi mente y mi alma? Solamente se me ocurre hacerlo, con sincera e inmensa gratitud por los dones que generosamente cada día derramas sobre todos nosotros. Gracias Madre, muchas gracias.

María en esta mañana, todos aquí reunidos: adultos, jóvenes y niños de Torrejoncillo, este pueblo, que como pocos saben decirte piropos, te ofrecemos un sinfín de ramilletes de colores, para que realcen si pueden aún más, tu inigualable belleza; pero en esas flores, Virgen Santísima, bien sabes que no sólo van las infantiles inocencias de los más pequeños, las ilusiones y candorosas locuras de los adolescentes, también, los desasosiegos y preocupaciones de los mayores al ver como este mundo, que ellos labraron con esfuerzo y tesón va a la deriva por falta de coherencia en sociedad, falta de unidad en las familias, falta de respeto y tolerancia, falta de valores éticos y morales, falta de tantas y tantas cosas… pero con cada pétalo y cada oración, con humildad te pedimos, que tus ojos nos sigan mirando, para encontrar en ellos, la fuerza que cada ser necesita para seguir adelante, con todas las vicisitudes y trabas que podamos encontrar en el quehacer diario, pero siempre contigo  la divina intersección que haces entre nosotros y tu hijo Jesucristo, Él que es prueba viva de amor y Fe, al que nos disto como padre, hermano, amigo, compañero…

Siempre Él, tabla de salvación y pañuelo para nuestras lágrimas, y junto a Él, Tú Virgen Pura, que eres: Amiga, Hermana, Compañera y ante todo eres Madre.

Bendita concepción, que llevaste en tu virginal seno, al único y verdadero Redentor, y sin embargo a todos nos miras, y proteges, como si en verdad nos hubieres parido, ¿Qué más  prueba de amor? Cuando te llamamos nos escuchas, cuando lloramos tus manos nos acunan, cuando tenemos hambre y sed espiritual eres nuestro alimento, y con todo, cuantas veces nos olvidamos de ti, si nos falta el trabajo, la salud, cuando la vida nos da el hachazo de perder a un ser querido, en esas circunstancias, no nos damos cuenta que nos llevas en tu regazo para consolarnos y alentarnos.

Pero con el amanecer de un nuevo día, vuelven a renacer nuevas esperanzas, yo sé, que a tu lado tienes al padre y a la madre que dejaron a sus hijos aquí en la tierra, al abuelo que sigue contando desde el cielo, las historias que un día dejó a medias, a la abuelita, que con agujas e hilos de amor, le sigue confeccionando a sus nietas, esos vestidos que nunca, a mis hijas, les pudo probar y sobre todo creo, firmemente creo, Virgen Santísima, que con especial mimo y cuidado, bajo9 tu manto tienes aquellos que se fueron a una edad temprana… demasiado temprana.

María, auxilio y amparo de todos, sin querer abusar de tu generosa bondad, déjame que pida por todas aquellas familias que tienen el corazón preñado de ilusión, esperando, a esos chiquillos, que de cualquier lugar del mundo les serán asignados, pedirte por las mujeres en estado de buena esperanza, para que al final tengan la maravillosa recompensa, de nueve meses de espera, en definitiva, por todas las que de una y otra manera nos embarcamos en esta hermosa labor de ser madres, teniéndote como guía y faro de nuestras inquietudes.

Con el alma llena de gozo, y la esperanza puesta en ti, ayúdame a hacer de mis hijas, dos buenas pringonas, que amen a su pueblo, luchen y trabajen por él, y en la mágica noche de la Encamisá, cuando salga el sagrado estandarte que lleva tu Inmaculada Imagen, aprendan a decirte como solamente los pringones sabemos decir: 

¡VIVA MARÍA INMACULADA!

¡VIVA LA REINA DE LOS ÁNGELES!

¡VIVA LA PATRONA DE TORREJONCILLO!